Rosa María Cabrera lotfe, Orgullosamente perredista

Comparte nuestros contenidos:

 

 

 

 

 

 

 

 

Dedicado a Fidel Robles Guadarrama y a Adriana Luna Parra, quienes fundaron con miles, el PRD…

Hace 30 años, habiendo atendido a la convocatoria de Cuauhtémoc Cárdenas y de los partidos que en su momento formaron el Frente Democrático Nacional, de canalizar el descontento popular en una acción organizada ante el descomunal fraude electoral de 1988, constituimos el Partido de la Revolución Democrática.

Tuve el honor de ser la primera mujer que formó parte de la primera Presidencia Colegiada en el Estado de Veracruz; no fue sino hasta la llegada de Hortensia Aragón en su estado y de Amalia García a nivel nacional, en que otras muchas compañeras ejercieron cargos de dirección tanto estatal como nacional.

Participé como una de las Secretarías de Estatutos en la Asamblea Fundacional y me correspondió ser la única mujer en la Comisión que validó la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas a la Presidencia Nacional del PRD. He tenido el orgullo de haber representado, bajo el registro del PRD, a mi nación, y por ello, me precio de ver de frente, en fin, mucha experiencia acumulada, la que ha sido posible gracias a la voluntad política de miles de mujeres y hombres que, en libertad política, le apostamos al PRD.

Construir, por tanto, un instituto político –más allá de los requisitos de ley,- fue un verdadero esfuerzo que se debe valorar altamente, sobre todo, por quienes venimos de las fuerzas de izquierda revolucionaria y militante, entre ellos, el Partido Comunista Mexicano, el Socialista Unificado de México y el Mexicano Socialista. No omito mencionar que el registro que ostenta el PRD, deviene del ganado por las y los comunistas de entonces, refrendando en estos 30 años, la justeza de nuestras decisiones respecto de los procesos de fusión y la construcción del PRD.

No pretendo hacer un recuento histórico, pero cabe mencionar que todavía, con todo y todo lo cuestionable, existimos miles de mujeres y hombres que creemos en los principios en que el PRD se sustenta, en que confiamos en que habremos de saber remontar los momentos y situaciones críticas y salir adelante.

México merece una izquierda confiable, que aprende de las lecciones históricas y que deberá voltear hacia los territorios de nuestro país. Una izquierda revolucionaria que ponga el acento en saber salir de sus contradicciones; que construya sus propuestas de alternativa ante los grandes y graves problemas nacionales; que desarrolle cabalmente sus principios en materia internacional, entre otros grandes retos.

Podría mencionar muchos retos más, pero hoy, hay que reivindicar lo que se ha venido manejando y que se corresponde con la realidad de estas tres décadas de existencia. “La historia política del México contemporáneo no puede entenderse sin el PRD.” Quien pretenda desconocer las luchas por los derechos y libertades, así como los logros alcanzados en ello, no conoce la reciente historia en nuestro país, o simplemente, no quiere –por las razones que sean,- reconocer la misma.

Mucho hay que trabajar, hoy, simplemente quiero reiterar que sigo siendo, orgullosamente perredista. Sigo convencida de que sí es posible cambiar la vida y, como escribiera esta mañana, en aras de construir un nuevo orden en democracia con justicia social y una Patria en donde realmente, estemos todas y todos…#30añosPRD #RevoluciónDemocrática

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario