A tabasco, La caprichosa doña serelda, Por Juan ochoa Vidal.

Comparte nuestros contenidos:

Tabasco.

La caprichosa doña Zerelda

Juan Ochoa Vidal

Nadie puede negar que es terca. Desde 2012 ha hecho huelgas de hambre, bloqueos callejeros y recientemente se plantó ante Palacio Nacional. El problema de doña Zerelda Esmeralda Sánchez, secretaria general del Sindicato Independiente de Trabajadores del ISSET, es que cree que puede lograr las cosas pateando puertas, profiriendo injurias y, tal como lo hizo este martes, encadenándose en la protección metálica de las oficinas de esa institución.
Apenas hace unos días la recibió el director general Fernando Mayans Canabal. Al no encontrar respuesta favorable a sus caprichos, volvió a poner en práctica su viejo estilo de presión. Para poner las cosas en contexto: el organismo cuenta con unos dos mil 100 trabajadores. La enfermera Sánchez tiene 200 afiliados y todos los demás están representado por la secretaria general del Sindicato Unico Independiente de Trabajadores del ISSET, Teresa García Rodríguez, quien por el contrario dialoga y acuerda.
Por esa vía, la institucional, la legal, el sindicato abrumadoramente mayoritario ya firmó con la autoridad la revisión salarial con aumento de 6.2 por ciento para los trabajadores que perciben menos de 100 mil pesos al año y de 3.2 para los que ganan más.
En la anterior revisión, en 2017, se autorizó un incremento de 4.4 de aplicación general. Recordemos que uno de los compromisos de la actual administración -federal y estatal- es mejorar las prestaciones laborales dando prioridad a quienes ganan menos.
En este caso, por ley, el sindicato que se sienta a negociar es el mayoritario. El que logró conformar Zerelda Esmeralda apenas en mayo pasado logró toma de nota y quedó instituido.
Se pasó el sexenio anterior conduciéndose con presión pública: se encadenó en octubre de 2012, para exigir la renuncia de la en ese momento secretaria general del Sindicato Unico Independiente del ISSET, Vidalia Javier Castillo, olvidándose de un detalle: era una cuestión gremial en la cual la autoridad no podía intervenir.
Después decide formar su propio sindicato. Hizo huelga de hambre en enero de 2017, porque exigía participar en la negociación salarial y ni siquiera tenía la toma de nota. Meses después, aprovechó, obviamente, las protestas diversas en contra del nuñato para hacerse presente. En julio pasado fue a la Ciudad de México para exigirle al Presidente de la República la destitución de funcionarios locales.
Ante el nuevo encadenamiento de la impredecible señora, la dirigente del sindicato mayoritario declaró que aquélla está acostumbrada a conseguir las cosas con protagonismo. Añadió que las cosas se dan no por la fuerza sino mediante el diálogo y la toma de acuerdos.
Pero, ¿qué quiere ahora Zerelda Esmeralda Sánchez?
En una de las pancartas que la acompañan -hasta el momento de escribir estas líneas continuaba encadenada- se lee: “Ya basta de apoyar a falsos líderes y prestarse a la violación de las leyes. Dónde queda la dignidad y el derecho de los trabajadores”.
Como se puede apreciar, no es que esté protestando en contra del monto del aumento salarial, o por alguna otra razón específica. ¿Qué hay detrás, entonces?
Resulta ser que algunos de sus seguidores han sido sancionados y hasta cesados al comprobárseles conductas impropias dentro de su centro de trabajo, e incluso por participar en actos de corrupción que podrían ameritar procesamiento legal.
Ella cree que no necesita justificar sus acciones, porque se malacostumbró a ablandar a los directivos del ISSET y de la administración estatal mediante sus protestas públicas. Tal como lo ha hecho antes, está preparada para aguantarse en su manifestación hasta una semana. Curiosamente, ahora no se atrevió a bloquear la avenida, ni cerró la entrada a las personas que llegan a las oficinas para laborar o hacer trámites.
Calcula que pronto intervendrá la Secretaría de Gobierno, al igual que en años anteriores, y quizá hasta la “convenzan” con “algo”, aunque todo indica que su nuevo encadenamiento no logró eco entre los servidores públicos.

De los apuntes

El secretario de Hacienda confirmó que se teme que una recesión económica global impacte a nuestro país y que por ello se están tomando previsiones en materia de gasto público.

Twitter: @JOchoaVidal

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario