A Tabasco, Juan Ochoa Vidal. Hechos, avance y no más confrontación

Comparte nuestros contenidos:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Ochoa Vidal

 

El Presidente Andrés López Obrador fue bien recibido. Refrendó compromisos, hizo anuncios y también ratificó su apoyo a Adán Augusto López Hernández. La llama se mantiene. La cuestión es que a los tabasqueños nos urge que aterricen las inversiones, que se inicie la ansiada recuperación económica y que se abata la alta incidencia delictiva.
Todo ello no se logrará de la noche a la mañana. Nadie cuerdo puede pensar lo contrario. Sin embargo, es de tal tamaño la profundidad de la crisis que se enfrenta en este estado -otros, como Querétaro y Aguascalientes, registraron 6 por ciento de crecimiento económico en 2018 y nosotros a la inversa y más: menos 6.3- que de entrada la reactivación no admite demora.
Marzo casi llega a término. Quienes conocen algo de la función pública están conscientes de que por lo regular los primeros tres meses del año son de sequía financiera; sobre todo, si se trata del arranque de nuevas administraciones, y peor aún con el mal gobierno y descarado saqueo que dejaron Enrique Peña “Miento”, en el ámbito federal, Arturo Núñez Jiménez y sus compinches, así como ex alcaldes.
En el caso local, mucho habría ayudado que quienes se marcharon sintiéndose a salvo de ir a la cárcel hubiesen pagado todo lo que adeudaban. Profundizaron la crisis en un estado cuya economía siempre ha dependido principalmente de la derrama de dinero que hace el gobierno y que en cascada cae a los de arriba, a los de en medio y hasta al franelero.
Este mes, los alcaldes ya recibieron una mejora en los recursos que les entrega la Secretaría de Planeación y Finanzas. Pero no es suficiente. Ahí se tiene que en Centro, donde se agudizó esta semana el problema de desabasto de agua potable y no se ve obra pública como no sea la costosa reconstrucción del reloj floral, Evaristo Hernández Cruz anunció más despidos de servidores públicos.
Son momentos complicados. Se supone que abril debiera traer alivio perceptible para todos los sectores de la actividad productiva de Tabasco y, desde luego, en la mesa de nuestros hogares.
Es lamentable que no haya habido margen de maniobra para que desde enero se sintiera esa mejora que de cualquier manera, según reiteró López Obrador, llegará.
Capítulo aparte es el fenómeno delictivo. En el atraco a oficinas de CFE se vio crueldad extrema, en virtud de que fueron asesinados tres guardias. Se deduce que no lo cometieron individuos improvisados en el manejo de armas y tácticas delictivas. Asimismo, continúan los asaltos en la vía pública, comercios y viviendas, en una especie de “democratización” del crimen.
En términos generales, la alta expectativa prevalece; pero el reloj corre en contra y la gente quiere prontos resultados. En el rubro de seguridad, el gobernador ofreció que al término del primer semestre comenzará a sentirse la mejoría.
Por otra parte, resulta muy preocupante el clima de polarización que cada día crece y profundiza otro problema: el de la división social.
Va contra todo sentido común el que un año después de las campañas políticas continuemos haciéndonos daño, porque en este país no hay dos tipos de mexicanos:
Ni conservadores y liberales -no estamos en el siglo XIX- ni chairos y fifís, sino personas que podremos tener diferencias de opinión sobre temas que atañen a todos, sin que eso implique fractura, pleitos, intercambio de insultos; ni nacionalistas contra antipatriotas, ni nada que nos haga retroceder históricamente.
Debemos reflexionar todos con serenidad, con ánimo de reconciliación y con actitud de aceptación de la nueva realidad política que es conquista de generaciones. Pasa hasta en situaciones simples: en días pasados crucificaron en redes sociales a un diputado priista solo porque acudió al festejo de cumpleaños de una diputada morenista.
Está claro que en vez de perder el tiempo en chismes, señalamientos destructivos y desahogo de frustraciones personales, podemos esmerarnos en el trabajo y, con ello, la reconstrucción de Tabasco y de este país.

Twitter: @JOchoaVidal

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario