A Tabasco, Increible 77% de abstención, Por Juan ochoa Vidal

Comparte nuestros contenidos:

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Ochoa Vidal

 

Desde que comencé a tratarlo, siempre me pareció una persona desagradable. Uno de sus viejos colaboradores me comentó algún día que bajo los efectos de media botella de whisky le confesó que él no quería romper con el PRI en 1987, pues solo presionaba para que se le abrieran espacios. De cualquier manera, aun acomodaticio, con frecuencia majadero, prepotente, Porfirio Muñoz Ledo es un hombre de mente muy lúcida y político de altos vuelos.
El lunes, luego de conocerse los triunfos electorales de MORENA y el hecho de que el PRI continuó hundiéndose, en tanto que el PRD se confirma en la ruta hacia una ya no lejana pérdida de registro, Muñoz Ledo reflexionó en Twitter:
“No debemos arrumbar la escopeta del sufragio. Los datos de la jornada electoral no son alentadores para la democracia mexicana. 77 por ciento de abstención es demasiado. Y recuerda las cifras del antiguo régimen. Necesitamos no solamente plazas llenas sino urnas llenas. La 4T las necesita”.
En otro tuit publicado el mismo día, hace una observación que considera pertinente cuando se han cumplido seis meses de la administración del Presidente Andrés López Obrador:
“Actualmente gobiernos locales no están recibiendo los recursos que justamente les debieran corresponder, porque la Federación se queda con la mayor parte y sin redistribución fiscal equitativa entre Federación, estados y municipios, no se puede transitar hacia una 4T”.
Evidentemente, Porfirio Alejandro Muñoz Ledo y Lazo de la Vega (ese es su nombre completo) en su calidad de presidente de la Cámara de Diputados no es enemigo del régimen ni nada que se le parezca. Expresa lo que piensa y espera que sus opiniones sean tomadas en cuenta. Es un hombre que se encuentra en la recta decisiva de su vida y señala lo que a su juicio debiera ser.
En el primer tema al que se refiere, en verdad es preocupante el alto grado de abstencionismo que arrojaron como saldo las elecciones del domingo, porque por un lado tenemos a una sociedad cada vez más crítica, más quejumbrosa, y por el otro vemos lo que pudiere interpretarse como expresión de desaliento y desinterés, negándole valor al voto como vía para darle cauce a lo que queremos como país o como ciudadanos de un estado o municipio.
De nada sirve desahogarse en redes sociales o en pláticas casuales, si no somos capaces de expresar en las urnas nuestra voluntad. Se ha gastado muchísimo dinero en la construcción de un sistema electoral confiable, para que al final sea una minoría ciudadana la que hace valer su voluntad por la vía institucional, aunque desde luego ello tampoco le resta validez constitucional al resultado de los comicios.
En el caso Puebla, por ejemplo, vimos en redes sociales mucho ruido en contra del candidato ganador que es el de MORENA; pero resulta ser que incluso muchos simpatizantes de ese partido por lo visto se quedaron en su casa en vez de ir a votar, mientras que el otro candidato, que es un prestigiado intelectual, no logró convencer y mover a las masas.
El periodista poblano Antonio Miranda escribió:
Valente Tallabs González, director de la Facultad de Ciencia Política y Gobierno de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, señaló que desde el punto de vista de la evaluación democrática, la calificación de esta elección no puede ser ejemplar, ni del todo positiva.
Apuntó que además de la participación baja que se registró, hubo otro fenómeno importante que hay que resaltar, que es el “voto de castigo en la zona metropolitana de la ciudad de Puebla, en donde claramente el PAN recupera fuerza, mantiene un voto duro, pero también se da este fenómeno en Atlixco, solo que a la inversa: hay un voto de castigo contra la administración del PAN. Estos son los dos detalles que llaman la atención”.
El Partido del Trabajo en 2018 estaba por perder su registro; ahora se convierte en la cuarta fuerza con un porcentaje inédito en su historia en Puebla, y sirvió para que Miguel Barbosa (MORENA) se levante con el triunfo.
Concluimos que en tal coyuntura de marcado desinterés ciudadano, sobresale como factor el voto de castigo. ¿Qué pasará en los 17 municipios de Tabasco en 2021?

Twitter: @JOchoaVidal

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario