A tabasco, Granier y Nuñez, feliz como lombriz

Comparte nuestros contenidos:

 

 

 

 

 

 

Juan Ochoa Vidal

Andrés Granier Melo quedó exonerado al igual que sus colaboradores, debido a que sus acusadores no pudieron sustentar los cargos, pese al enorme daño que causó a Tabasco, aunque a algunos eso se les olvide bajo la presunción de que “robaban pero ayudaron a la gente”.
Estuvo muchos años como reo, aunque con el beneficio de permanecer internado en un hospital y más recientemente en su residencia en Ciudad de México. Pronto lo veremos de regreso en Villahermosa, sin importar todo aquello que provocó como gobernador.
Arturo Núñez Jiménez, al parecer, ni siquiera será exhibido detrás de las rejas, ni pasará tiempo alguno como prisionero VIP, porque luego de la muerte de su cómplice Amet Ramos Traconis se cree que todo intento de procesarlo sería en vano, tan solo por la consideración de que son los secretarios de Finanzas los que firman los documentos del uso y desvío de recursos y no los gobernadores.
No deberá extrañar que al cabo de unos seis años, si es que todavía vive para entonces, también reaparezca como héroe en esta tierra bendita, con gente tan noble y penitente.
Así es Tabasco y no como lo pintan. Después de todo, ni Granier y Núñez han sido los primeros en utilizar el poder para fines que no son los que le interesan a la gente.
Lo mismo han hecho los otros ex gobernadores, con excepciones notables y sobran los dedos de una mano para contarlos. En lo mismo incurrieron -quedando a salvo dos o tres, a lo mucho- aquellos que llegaron a presidencias municipales bajo la bandera del redentor PRD, y que salieron más pillos y descarados que sus antecesores priistas.
Los casos de Granier y Núñez ponen de manifiesto la urgencia de que se revise el marco constitucional y legal, para que en lo consecutivo pueda cumplirse el principal compromiso suscrito por quienes ganaron las elecciones del año pasado: cero tolerancia a la corrupción y no a la impunidad.
En calidad de mientras, todos aquellos que hayan señalado como corruptos a tan famosos y alegres compadres, son susceptibles de ser demandados por difamación, porque para la justicia son no culpables, lo que por cierto es muy diferente a que sean “inocentes”, porque eso solo lo fueron como niños de pecho.
Prevalece la esperanza de que se someta al debido proceso a ex funcionarios como Rommel Cerna, quien en su carácter de secretario de Salud confesó haber desviado unos 400 millones de pesos provenientes de recursos federales, según peritaje de la Auditoría Superior de la Federación, aunque nadie parece tener interés en hacerlo.
Esgrimió Cerna que no tenía dinero para pagar nómina y que el secretario de Finanzas, Ramos Troconis, le indicó u ordenó que usara ese dinero etiquetado para gastos hospitalarios, sin importar si por esa decisión moría gente.
Subsiste la interrogante de qué hizo Núñez con los cientos de miles de millones de pesos que tuvo bajo su responsabilidad como gobernador a lo largo de seis años y el porqué se dejó de pagar nómina y proveedores, sin que para colmo se haya visto inversión en obra pública.
Allí radica, entre otras, la explicación del porqué Núñez nunca cuestionó a Enrique Peña Nieto, como en su momento tampoco lo hizo Granier con Felipe Calderón: entre ellos se entendieron. Hablaban el mismo lenguaje y cojeaban del mismo lado.
Finalmente, es la vieja receta: todos se han tapado con la misma cobija. Y es una de las cosas que se espera que cambien bajo el régimen de Andrés López Obrador, porque, insistimos, ese es su primer compromiso.
Por todo ello, aquí muchos no podemos perder la esperanza de que se encuentre la manera de actuar en contra de Núñez y su pandilla, y que también no quede impune el saqueo mayor: el de Enrique Peña Nieto.
En lo que nos concierne más directamente, la sociedad tabasqueña está muy sensible, máxime que todos de una manera u otra padecemos por la inseguridad, la crisis económica, la escasez de agua potable, así como por calles, avenidas y carreteras con hoyancos, etcétera.
Es hora de avanzar en todos los sentidos. El voto contundente de hace más de diez meses así lo determinó.

Twitter: @JochoaVidal

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario